Las webs no son anuncios de carretera. El tiempo en que se creaba una página web y se dejaba sin tocar durante años, siendo el único esfuerzo que esta requería el pago del hosting, como si se tratase de un anuncio de carretera que solo requiere el pago del espacio y el mantenimiento del soporte, ha pasado. Ahora, es totalmente necesario tener una web actualizada. A continuación 5 razones para ello.

  1. Tu web, tus contenidos. Aunque no hay duda de que las redes sociales son muy importantes, lo cierto es que los propietarios de las mismas no siempre tienen en cuenta tus necesidades de comunicación. En tu propia web, puedes publicar todo tipo de contenido que consideres interesante, de la forma que tú quieras y cómo tú quieras. No dependes de nadie.
  2. Ayuda a tu posicionamiento en los buscadores. Uno de los factores que influyen en el posicionamiento en los buscadores de internet es la frecuencia de actualización, ya que los buscadores quieren ofrecer a sus usuarios información totalmente actualizada. Esto es muy importante pues el 75% de los consumidores declaran que prefieren hacer clic en los resultados naturales de los buscadores y sólo el 25% lo hace en los resultados patrocinados (para que nos entendamos, los anuncios de Google).
  3. Una buena web ayuda a todos los objetivos de la empresa. Tener una web atractiva ayuda, por supuesto, a las ventas. Pero, también ayuda a mantener una relación más fluida y constante con los consumidores, a darles valor gracias a nuestras informaciones, a reducir costes en publicidad, pues podemos llegar a decenas de miles de usuarios con una inversión mínima comparada con la que requieren otros medios publicitarios, y por último proporciona sinergias con otros procesos de la empresa, como la publicidad online, el servicio de atención al cliente, o el propio valor percibido del producto.
  4. Nuevos dispositivos, nueva web. Los smartphones han supuesto una auténtica revolución en la forma de navegar por internet. Si a ello le añadimos, tabletas, televisores, y demás dispositivos móviles nos daremos cuenta de que el ordenador tradicional no es más que otra de las muchas formas en que nuestros clientes pueden tratar de visitar nuestra web. Un fantástico diseño web puede echarse a perder por verse demasiado pequeño en una pantalla de dispositivo móvil. Para no perder ninguna oportunidad, tu web debe estar adaptada a los nuevos medios de acceso a internet.
  5. Es un elemento fundamental para la estrategia de inbound marketing. Gracias a las herramientas de análisis web, nuestra página será un medio de obtener información sobre nuestros clientes: ¿qué les interesa? ¿qué les atrae? ¿sobre qué buscan información? ¿en qué estamos poniendo esfuerzo que no les importa?

Debemos ir adaptando constantemente nuestra web para que sea cada vez más atractiva.

PaidOwnedEarnedSocial-1024x560

Genera una estrategia de contenidos

Para tener una web actualizada y, sobre todo, mantener la constancia de actualización debemos planificar una estrategia de contenidos. Si dejamos la generación de contenidos para los momentos en que tengamos un rato libre, para los momentos de inspiración o para cuando necesitemos desconectar, es muy probable que llegue un día en que la web haya permanecido sin actualizar demasiado tiempo.

Si entendemos la web como un punto cardinal de nuestra estrategia de marketing, seguramente necesitemos a una persona que pueda llevar a cabo la gestión editorial de nuestra página, incluyendo acciones como elegir los temas sobre los que se publicará en función de los intereses de los consumidores, crear los contenidos, establecer una periodicidad de publicación, etc.

Si no tenemos los recursos suficientes para emplear a una persona en estas tareas, la solución puede ser externalizar estos servicios. Además, esto puede tener como ventaja que la persona que creará tus contenidos será un profesional de la comunicación.

Todo depende de tus capacidades, disponibilidad y situación. Lo que está claro es que, de un modo u otro, merece la pena hacer un esfuerzo por actualizar tu sitio web, ya que los buscadores saben perfectamente cuándo se ha actualizado una web por última vez, si está invadida por comentarios de spam, o si tiene enlaces que no funcionan o dirigen a páginas que ya no existen.